Un buen final

Miraba youporn cuando la explosión sacudió la casa entera y cortó el fluido eléctrico. No necesitó encender el mechero. Ruidosos fogonazos atravesaban el cristal resquebrajado de la ventana. Se acercó al mirador caleidoscópico. Pequeñas luminarias redondas caían despacio sobre la ciudad, trazando estelas de volutas. Hasta que chocaban contra edificios públicos o privados, parques, polígonos industriales y estallaban en enormes bolas de fuego. En la calle gente gritando, corriendo. Todos dejaban de hacerlo cuando la creciente bruma amarillenta los alcanzaba. Se desplomaban boqueando y fin. Contempló aquello un buen rato. Después sacó de un estante un pequeño libro y se sentó en el suelo de espaldas a la ventana y al gas tóxico que no tardaría en filtrarse por cada resquicio. De espaldas a su civilización en llamas. Olor a microchips y cuerpos humanos abrasados. Pero luz de sobra para leer un relato de ciencia-ficción. Creía recordar que acababa bien.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s