El mejor momento del día

El mejor momento del día es cuando vuelve del trabajo y se pone a jugar con su hijo. Se olvida de toda la mierda en cuanto lo ve. Podría pasarse la vida entera simplemente mirándolo, oyéndolo, teniéndolo cerca de sí. Porque a estas alturas su único motivo de orgullo es notar que su hijo es un niño feliz. Acaba de cumplir los tres y no para de hablar y de corretear por toda la casa. Y cada palabra mal pronunciada que sale de su boca y cada pasito titubeante que da son como dosis de energía pura inyectadas directamente en el alma del hombre. Una especie de esperanza. Algo en que creer al cien por cien. Algo así. Es lo que piensa ahora, los dos tumbados boca abajo en el suelo del salón, frente a frente, hablando de cosas sin la menor trascendencia objetiva aunque fundamentales para uno y para otro. Un padre y un hijo, un adulto de treinta y cinco años y un niño de tres estableciendo extraños vínculos de comprensión, hablando como si tuvieran en común otras cosas además de parte de su carga genética. Nunca nos separemos, le dice al pequeño. Y éste le contesta con un Vale tan ingenuamente sincero que hace que a su padre se le salten las lágrimas. El sol empieza a ponerse ahí fuera. Los últimos rayos rojizos pierden fuerza al colarse por las rendijas de la persiana, pero el calor sigue siendo sofocante. Así que la atmósfera un poco más fresca que recubre el gres imitación de mármol es un buen lugar en el que perderse con su hijo. Hasta la voz crispada de su mujer resulta difícil de oír desde las bajuras de ese mundo infantil, donde todo parece tan fácil. En algún lugar de la casa ella revuelve cajones y armarios. Y pregunta a gritos dónde ha escondido el dinero. Dame al menos algo para el taxi, cabrón. Y esta vez no se te ocurra venir a buscarnos o mi hermano te dejará la cara igual que tú me la has puesto a mí. La mujer grita y grita y se calla cuando vuelve al salón y ve a su marido acariciando la espalda de su hijo, que ríe tranquilo, con un cuchillo de cocina.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El mejor momento del día

  1. jano dijo:

    ME HAS PUESTO LA PIEL DE GALLINA…………….OTRA VEZ.

  2. ana dijo:

    Cuéntame una historia que tenga un final feliz, lo necesito.

  3. mhs dijo:

    joe… no me lo esperaba!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s