Problemas de empatía

Censurado por la Autoridad Moral.

Os dejo los tags para que os montéis con ellos la historia que mejor os parezca.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Problemas de empatía

  1. Estupenda dijo:

    Me parece increíble e inhumano que una persona que hace algo bien tenga que autocensurarse porque existan malos lectores que confunden la ficción con la realidad, y que no tienen ni pajolera idea de en qué consiste la literatura. La ignorancia es la madre de todos los errores. Nada nuevo bajo el sol. Por esa regla de tres a Cortázar lo quemamos vivo,y tachamos de esquizofrénica a una de las mentes más lúcidas de la literatura. Qué lamentables suelen ser las razones que suelen ocultarse bajo la censura moral de los textos literarios. Primitivo a más no poder. Lo siento por ti, y por los que hoy no pueden disfrutar, una vez más, de lo que escribes.

  2. I(sa)ntro dijo:

    Rompiendo el hielo a cañonazos, como a ti te gusta:
    Quisiera pasarme el día ebria para subir y bajar por todo tipo de consoladores humanos que no me pregunten si han estado bien al acabar, porque no habría fin… y restregarme esa salsita que ponen sobre las ensaladas del chino, bueno, similar…

    continúa tú…

  3. Esteban dijo:

    No creo que haya sido la autoridad moral, Ivan. No al menos directamente. Te ha denunciado un usuario al que seguro le has tocado un par de heridas. Probablemente alguno de estos individuos sensibilizados por no sé qué motivo que se traga mas violencia explicita, dirigida e inmoral en la tv semanalmente que en tus textos eventualmente.
    Un justiciero de medio pelo. Un imbecil con un arma.

  4. Sulo Resmes dijo:

    Tras una noche de desfase, de esas en las que creo vencer la ley de la gravedad, gracias a la mezcla de prozac y alcohol que se da cita en mi cuerpo, me veo a mi mismo deambulando como un animal salvaje, como un perro que se dedica a olisquear la basura de la calle, la de gentuza como mi jefe, únicamente preocupado por los resultados de la liga de fútbol y por mirarle el culo a la niña nueva que ha contratado para que haga parte de mi puto trabajo. O por su nuevo coche deportivo con radio cd mp3 y no se cuantas pijadas más con el que, a lo más que llega, es a ponerse en paralelo a un taxi y pavonearse ante sus ocupantes mientras hace como si atendiera al teléfono. A veces pienso que estaría bien ser un ñeta de esos para reventarle el coche a base de pedradas y botellas de cerveza, pero como no lo soy me conformo con tomarme mi antidepresivo, adormilarme y sentir empatía por él, al fin y al cabo no es más que un puto infeliz.

    Hoy me levanté mucho mejor, sin complejo de culpa, como siempre. Encima veré a mi hermano, es mi cumpleaños. Con un poco de suerte me regalará algún libro de saldo para completar mi colección de literatura barata. Así es mi vida.

    Y a ti, autoridad moral, como te coja te arranco lo huevos a bocados… y sin anestesia.

    Este es mi relato de mierda. Creo que no me he dejado ninguna palabra.

    Saludos fineses…

  5. oesido dijo:

    Que ha pasado aquí? Has usado palabras malsonantes? caca-culo-pedo-pis? mmmmmm niño malo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s