Punto de no retorno

Por supuesto que no consiste en que suceda algo bueno. Pero es que la frontera ni siquiera se rebasa cuando se desea que ocurra algo malo. Solo alcanzas el verdadero punto de no retorno cuando te sorprendes deseando que pase algo grande. Algo que cambie las cosas. Para bien o para mal pero que altere la realidad. Que haga que nadie pueda hablar con la misma voz después del suceso. Algo que trastorne el campo magnético de brújulas y corazones. Algo que impida que el hombre del tiempo sea capaz de determinar a qué hora saldrá el sol al día siguiente. Es lo que he oído a una mujer decirle esta mañana a su hijo a la puerta del colegio mientras le aplastaba el pelo con las manos y justo antes de darle un sonoro beso en la frente.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Punto de no retorno

  1. Cordelia Thorne-Fitzpatrick dijo:

    Yo quiero vivir en tu escalera!!!!

  2. ivanrojo dijo:

    ¡Y yo en la tuya!

  3. jano dijo:

    Pues hacer el cambio y ya está.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s