Números rojos

Coger cada mañana el 90 y pensar que tal vez todo fuera más soportable si se tratara del 89 o del 91. Pensar que a lo mejor todo tiene que ver con haber nacido un 13. Que puede que esa sea la razón de tu inclinación natural por la imperfección de los impares. Y luego pensar que no haces más que pensar gilipolleces las 24 horas del día. No hay razón para perder el tiempo buscando significados profundos en el revés de las cosas. No existe causa para lo que es. Simplemente es, y punto. Y te espera un trayecto de 35 minutos hasta la parada de tu trabajo, así que no malgastes energías. Y te esperan 15 días más de lo mismo hasta que te paguen una miseria a fin de mes; no malgastes mala hostia. Porque luego vendrá otro mes y otro y otro. Y si pretendes buscarle un sentido a la catarata de nada solo conseguirás que el tiempo parezca aún más pesado y lento, más como hecho de metal fundido. Así que mejor mira por la ventanilla y cuenta peatones positivos. Aquellos que por su andar, por la camiseta que llevan, por el modo en que una chispa casi imperceptible relampaguea en sus pupilas, por la razón más subjetiva y estúpida, crees que no merecerían ser aniquilados por Apophis. Si das con 2 durante tu viaje celébralo interiormente. Y enciende un cigarro nada más bajar del bus y fúmatelo sin temor a las consecuencias aunque sea el último del paquete. Solo necesitas 4 euros para seguir matándote y en el bolsillo aún te quedan 30. De puta madre. Todo va bien. Echa a andar sobre tus zapatillas del 43 ½. Disfruta del paseo. No corras. La velocidad no te hará acertar la meta. Ni siquiera te ayudará a acertar el camino. De manera que equivócate sin prisa. Tómate tu tiempo para cruzar el paso de cebra delante de todos esos 4×4 rugientes. No te dejes contagiar por su impaciencia descarriada. Y evita caer en la tentación de establecer relaciones entre el tamaño de los coches y las carencias sentimentales de sus conductores. Sé consciente de que no hay normas ni excepciones. Todo depende de lo que te haya tocado en el reparto. No mereces nada. No merecen nada. Se trata de una simple cuestión de suerte. Los hay con más y los hay con menos. Tienes 500 relatos en Mis documentos. Tienes 2 menciones en Mis premios. La ratio podría ser mejor. La ratio podría ser peor. Lo único que conviene tener claro es que en ningún caso está en tus manos mejorarla. Ni siquiera empeorarla. Con alcanzar el final del día y seguir respirando hay que darse por satisfecho. Lo demás es literatura, cine. Ficción. Eso al menos es lo que el 99% dela Humanidad parece entender por vivir. Así que sé listo: imítalos de una vez. Imprégnate de esa satisfacción hueca que exhiben cuando se dirigen a ti. Preocúpate por el euribor. Añade 20 euros al precio de cualquier cosa que te compres cuando se lo digas a quien sea. Compra los condones en cajas de 24. Sé el 1º de tu promoción. Memoriza tu D.N.I., el pin del móvil y la clave de tu tarjeta de crédito. Controla cada cierto tiempo tu número de glóbulos rojos. Mide hasta el último centímetro de la superficie pisable de tu piso. Cronometra los minutos que corres 3 tardes por semana. Vigila esos 2 kilos de más. Pon todo tu empeño, toda la fuerza de tu juventud en cotizar el número de años necesario para que cuando seas viejo no te falte una buena dentadura postiza. Enchufa la tele y aumenta 1 por 1.000.000 el porcentaje de share de cualquier programa de telebasura. Y luego duérmete durante las 8 horas que recomiendan los expertos. Sueña con una vida 1.000 veces mejor que la que tienes. Y a las 7 de la mañana de mañana, despiértate fresco como una rosa. Que nadie crea que de vez en cuando lo que ves a tu alrededor te parece una puta locura. Que a nadie se le ocurra imaginarlo. Intégrate. Y sé feliz.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Números rojos

  1. jano dijo:

    “Obrar es fácil, pensar es difícil; pero obrar según se piensa, es aún más difícil.”
    Goethe.
    Eres de los pocos que lo hace.

  2. micromios dijo:

    Me he equivocado sin prisa a las 22,04. Hubiera preferido hacerlo a las 23 pero ya no tiene remedio.
    Estos números rojos son muy brillantes.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s