Algunas noches

Algunas noches,

-Solo algunas,

Las peores-,

Si está despejado

Meto ese viejo cacharro

En el maletero,

Cojo un pack de 6

Y conduzco colina arriba.

La cima suele estar llena

De coches con parejas follando

Pero un poco antes de llegar,

Al final de un camino de tierra

Que parece intransitable,

Hay una pequeña atalaya

Que solo conocemos

Los que de tanto en tanto

Tenemos la peor noche

De nuestra vida.

Quiero decir

Los que

De verdad

La tenemos,

No los que creen tenerla

Pero a la mañana siguiente

Se levantan como nuevos y

Consiguen pasar el día

Sin pensar ni un momento

En quitarse de en medio.

Así que por suerte no suelo

Tener compañía ahí arriba.

Solo una vez había

Allí un hombre.

Mientras me acercaba con mi coche

Distinguí su silueta.

Estaba sentado en una piedra,

Con la cabeza gacha

Y un millón de estrellas

Brillando por encima del mundo.

No levantó la vista

Ni siquiera

Cuando los faros del coche

Le rescataron de la oscuridad.

Yo descargué mi telescopio,

Le di las buenas noches

Y empecé a montarlo

A unos metros de él.

Entonces pude ver lo que hacía.

Cogía puñados de tierra

Y miraba cómo se escurrían

Entre sus dedos.

Lo hacía con gran concentración,

Con aire casi científico

O casi místico

-Qué más da-,

Como si en cada puñado de polvo

Esperara encontrar

La respuesta al que quiera

Que fuera su problema.

Recuerdo que admiré

Esa esperanza, esa fe

En el polvo

Y

La nada.

Tal vez debería

Habérselo dicho,

Porque también recuerdo

Que pensé

Que con toda probabilidad

Estaba cansado de oír

Día tras día

Quejas sobre su falta de

Fe y esperanza.

Al cabo de un rato

Se levantó.

Yo ya había acabado de

Montar el telescopio

Y estaba a punto de abrir

La segunda lata.

El hombre dio unos pasos

En la oscuridad.

Se acercó hacia el vacío

Hasta que las puntas

De sus zapatos

Rebasaron

El mismo borde

Del

Precipicio.

Yo no pensé nada en concreto.

Tampoco me invadió

Un sentimiento determinado.

Ni miedo, ni preocupación.

Ni siquiera curiosidad.

Me limitaba a mirarlo

De esa manera en que a veces

Uno nota que le miran:

De esa manera como se mira

A los locos,

A los idiotas y

A los perdedores:

Casi sin verlos,

Como si no fueran

De carne y hueso,

Como si su código genético

Fuera infrahumano.

Además, no tenía nada que decirle;

Decidiera lo que decidiera

Aquel hombre

Era obvio que sería la elección correcta.

De alguna manera difícil de explicar

Todo en él indicaba

Que había pensado

En ello lo necesario

Para

No

Equivocarse.

El tipo se quedó allí un par de minutos,

Donde acababa la tierra,

Mirando las luces

De la ciudad durmiente.

Desde mi posición

Yo veía el resplandor ascendente

De toda esa luz malgastada.

Pensé en nubes tóxicas y

En escapes radiactivos.

Y pensé que nunca ocurrían

En el lugar correcto.

Entonces aquel tipo se agachó

Y garabateó con el dedo

Algo

En el polvo de entre sus pies.

Después dio media vuelta

Y se alejó por el camino hasta

Desaparecer.

Me acerqué hasta el lugar de

La inscripción.

Puse los pies sobre las huellas

De los suyos

Y me acuclillé.

Eché un vistazo a los surcos.

No puede evitar sonreír al leer.

Me puse de pie otra vez.

Deslicé los pies hacia delante.

Solo unas pulgadas,

Lo justo para sentir que

Había llegado más lejos que él.

Y con mi centro de gravedad

Oscilando

Adelante

Y

Atrás

Miré hacia abajo,

Hacia la ciudad.

Una horrible medusa fosforesciendo

En neón

En medio de la negrura.

Eso y nada más.

Era muy triste pensar

Que de sus tripas saliera

Todo lo bueno y lo malo

De nuestras vidas,

Los problemas y

Sus precarias soluciones.

En fin,

Al menos tengo

Mi telescopio, pensé

Mientras me acercaba a él.

Eché un trago

Y

Lo orienté

Hacia el oscuro corazón

De Las Indestructibles,

Como

Todas

Las

Peores

Noches.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas noches

  1. micromios dijo:

    Asomarse al precipicio de los otros y ver que te sirve igual.
    Algunas noches no son buenas noches.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s