Plaga

Fue ayer pero debería haber sido mucho antes. Me desperté temprano sin ninguna razón. Las 07:58 en el despertador violando en rojo infierno la media luz de la habitación y La Gran Premonición caracoleando en mi interior. Fui directamente hacia el teléfono como impulsado por una lucidez repentina y total. Cuando me disponía a descolgar el auricular sonó el ring-ring. Era Jota. Me dijo:

-Tío, ¿has mirado por la ventana?

Había emoción en su voz. Algo temblando dentro de su garganta. Le contesté:

-No, pero creo que no me hace falta. Al fin ha ocurrido, ¿no?

-Sí, tío, sí, joder… ¡Al fin!

-Vale, calma, sabíamos que este día llegaría; sigamos el plan.

-Ok.

-¿Lo tienes todo preparado?

-Sí, tengo la mochila lista desde el día en que nos conocimos.

-Perfecto. Yo también. Dame 20 minutos.

-¿Nos encontramos en el punto X?

-Sí, sí, claro, tal y como fijamos en el protocolo de crisis.

-Muy bien.

-Oye, ya sabes que no tengo tele… ¿Están dando la noticia? ¿Algún boletín especial?

-No, nada. Dibujos animados o la previsión del tiempo. La programación habitual.

-Ok… Todo encaja. No hay duda: el día ha llegado.

-Sí.

-Lo dicho: te veo dentro de 20 minutos.

-Hasta ahora.

-Hasta ahora. Y tranquila. Intenta caminar como ellos.

-No te preocupes.

Ya me esperaba en lo alto de las escalinatas del nuevo ayuntamiento cuando llegué al punto X. Estaba guapísima envuelta en su abrigo de lana multicolor. Buen camuflaje: parecía una más de los cientos de universitarios que se dirigían a las facultades de ahí enfrente. Yo había optado por trajearme como uno de los cientos de oficinistas que se dirigían al centro financiero de la ciudad. Nos tomamos un minuto para contemplar el panorama desde nuestro mirador. Todos esos zombis yendo y viniendo en medio del frío de la mañana sin exhalar ni una sola nubecilla de vaho.

-¿Preparada? –le pregunté.

-Preparada.

Abrimos nuestras mochilas, sacamos los subfusiles, nos dimos un beso y empezamos a volar cabezas.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s