Día 107

Día 107. Miércoles.

Ayer me habría parecido imposible

Pero hoy

De repente

Ya no hace calor.

Esta mañana un roce frío

Ha encogido mi espalda

Cuando he salido

De la cama.

Ya no hace calor.

Ya no arden las calles.

El sol ha reducido

Su voltaje y

Ha llegado el viento

Del norte.

Sopla fresco

Y

Rápido

Entre los edificios.

Supongo que todavía más

Fresco

Y más

Rápido

Ahí arriba,

En lo azul.

Levanto la cabeza

Y observo

Cómo

Arrastra y deforma

La urdimbre tejida

Por las estelas de los

Aviones.

Juguetea con los hilos

De gas

Como un enorme gato

Invisible

Con su madeja kilométrica.

Los deshace

Sin prisa

Ni pausa.

Los difumina.

Los borra por completo

Hasta que ni una sola

Brizna

De sucio vapor blanco

Mancha el cielo azul

Perfecto,

Como recién pintado

O recién lavado.

Y entonces me doy cuenta

De que eso es

Exactamente

Lo que le está ocurriendo

A tu imagen

Dentro de mi cabeza:

Se disuelve,

Poco a poco

Pero sin remisión.

Porque ya no siento ese calor

Cuando pienso

En aquel día.

Ya no me arde la sangre.

Ya no quiero respuestas.

Ya puedo pensar.

Y pienso que está bien así.

Está bien que tu forma

Se evapore

Y que tu profundidad

Se aplane.

Es lo que decidiste:

Desaparecer.

Ya era hora:

Has tardado 107 días

En empezar a cumplir

Tu palabra.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s