Poema de amor

Nos cruzamos, casi chocamos nariz contra nariz en el último bar de la noche. Ella entraba, yo salía. Los bajos de la música hacían vibrar las paredes. Las luces de colores nos daban un aire de mentira. Por un instante creí estar en medio de un escenario tembloroso. Un gran decorado en equilibrio milagroso a punto de venirse abajo, y una muchedumbre expectante en la platea imaginaria, dispuesta a oír mi mejor frase. Pero me costaba encontrar las palabras. Aparte de la vieja costura reabriéndose punto a punto en mi interior solo pude darme cuenta de que cinco años y el doble de kilos se le habían echado encima. Con la erosión de cada uno de sus segundos y gramos. Y algo así fue lo que le dije, simplemente para hacer implosionar el estruendoso silencio. Se dio media vuelta y se alejó con la misma inevitabilidad con que había aparecido. Ya en la calle me vinieron a la mente un montón de palabras. Frases que habrían hecho del encontronazo un encuentro civilizado. Pero en el fondo sabía que no eran más que

Azúcar sobre escombros.

Tiritas para amputaciones.

Flores de cementerio.

Alabanzas a pie de fosa.

Y ni a ella ni a mí nos gustó nunca ese modo de hacer las cosas. Espero que siga pensando lo mismo. Bueno, me da igual. O no.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poema de amor

  1. jano dijo:

    Uffff, No ser´a bio, verdad?

  2. “Amor mío, amor mío.
    Y la palabra suena en el vacío, Y se está solo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s