Para ti, poeta

Algunas noches no hay

Con quien salir ni hablar ni

Follar o sí hay alguien pero

No compensa

Descolgar el teléfono

Y uno acaba haciendo cosas absurdas

Como

1.- Ver una película nepalí

2.- Fregar la ducha

3.- Asistir a un recital de poesía.

4.- Etcétera.

Organizan uno cada jueves

En ese garito con ínfulas de subversivo

De aquí al lado.

Una vez dentro compruebas que la

Subversión se reduce a

Confiar estúpidamente en

El triunfo, difuso y sin plan ni fecha,

De La bondad humana.

Serigrafiar filias y fobias

En camisetas desteñidas.

Comer falafel.

Seguir al gran dios del universo Zen.

En fin, ¿cómo se dice?

Ser moderno.

Una vez dentro, cuando

Consigues aislar los rumores que

Componen el gran murmullo,

Compruebas que

La efervescencia de las conversaciones

Es espuma castrada

Para ocultar el fondo del vaso

Vacío, muerto.

Cada cinco minutos alguien

Sube a la tarima con un papelito

Manuscrito en la mano y empieza a soltar

Esa clase de mierda bienintencionada

Por la boca.

La estructura, pestilencia y densidad

De la basura que recitan

Varían mínimamente.

En lo que todos los poemas

Coinciden es en su intención evidente

De agradar al público.

En ese patética búsqueda de comprensión

Y hasta solidaridad.

Consiguen su objetivo

Sin ningún problema, claro, porque

Los que rompen en aplausos

Desde sus mesas

Ocultan en el interior de sus cráneos

Cerebros tristemente

Parecidos al del poeta de turno.

Los mismos valores trasnochados,

La misma fe en la fe,

La misma militancia feliz y cómoda e

Inofensiva en causas fáciles.

Poemas como eslóganes,

Poemas para ser pintados en

El baño de la disco de moda.

Frases de azucarillo.

Inconexos fragmentos de autoayuda.

Eso encontrarás si un jueves te aburres

Tanto

Tanto

Tanto que

Acabas en el recital poético

Del bar “cultural” de aquí

Al lado.

Nada remotamente cercano

Al privilegio-castigo de estar vivo,

A la honestidad de reconocerse

Perdido.

Al riesgo de intentar conocerte escribiendo en lugar

De la comodidad de escribir

Para sentirte parte de algo.

Ya sabes: nada remotamente parecido

A un poema.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para ti, poeta

  1. micromios dijo:

    A lo mejor ser moderno está pasado de moda.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s