Ni Londres

Me llega una foto al móvil. La miro y el corazón se me encoge un poco. Una punzada de pena, leve, llevadera, como los padrastros de las uñas. Dicen que no está bien sentirla por nadie. Nunca he entendido por qué. Al fin y al cabo es uno de los pocos rescoldos que conservan el calor de la preocupación desinteresada cuando el amor se acaba. Miro la foto. Un estrecho pasillo enmoquetado. Puertas a ambos lados y al fondo una ventana por la que entra la luz neblinosa de Londres engullendo a los emigrantes del tercer milenio. Todo en diferentes tonalidades de blanco y gris. Y en el centro de la foto ella más o menos de espaldas, que se aleja por el pasillo mientras empuja el carrito de la limpieza. Digo más o menos porque tiene la vista vuelta hacia la cámara y hacia quienquiera que la tenga en sus manos. Su silueta se ve ligeramente movida, desdoblada por culpa del contraluz. Como si una parte de ella intentara escapar de sí misma. Es lo que pienso mientras la observo. Me resulta difícil distinguir la expresión de su cara. Amplío la foto. La imagen se pixela. Vuelvo a reducirla, la acerco a mis ojos. Me parece que sonríe. No podría asegurarlo, pero decido que sonría discretamente. Sin despegar los labios. Sin coherencia entre el gesto de su boca y el cansancio desencantado que se intuye en sus ojos desdibujados. Sonríe como sonríe quien ha descubierto el misterio vulgar, casi vacío, de la existencia y aun así consigue rescatar de su interior algo de ironía para reírse de esa mentira que los afortunados suelen llamar destino. Al fin y al cabo hubo un tiempo en que restauraba obras de arte centenarias con delicadeza, precisión y un escalpelo y ahora limpia las habitaciones de un hotel de medio pelo con una bayeta y el equivalente inglés del Cristasol. Supongo que sonreír es lo más inteligente que se puede hacer en esa situación. Y lo más valiente. Así que me sonríe desde el centro de la foto. Decididamente.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ni Londres

  1. Flauteta dijo:

    Nostàlgia i bum! Alguna cosa se m’ ha arrencat del cor. Petons. En realitat no és casualitat que passés per aci.

  2. micromios dijo:

    Tristeza, melancolia y una pizca de desencanto. Un buen mejunje.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s