Burjassot, otro campo de exterminio

Hoy han fusilado a novecientas personas. Te lo juro, tío. Aquí al lado, en Burjassot. Mientras rebañabas la paella de los sábados o veías telebasura en valenciano. Mientras el sol brillaba sobre esta orilla del Mediterráneo repleta de cadáveres, como si fuera un buen día. Seguro que no has oído los disparos. Las balas han sido e-mails silenciosos y por la espalda. Y los gatillos la tecla de enter. Seguro que no has oído los gritos de indignación de los que siguen vivos. Seguro que no has visto arder barricadas en las calles. Ni piedras volando por los aires. Y me juego lo que no tengo a que tampoco hoy te ha estremecido el trueno del futuro al resquebrajarse por la mitad, ese redoble siniestro que lleva años retumbando y que nos empeñamos en ignorar. Pero no te sientas mal. Estamos ciegos, estamos sordos. Y mudos. Y tetrapléjicos. Nos hemos perdido el respeto. Y ni siquiera moveremos un músculo cuando sea nuestro corazón el que esté en el punto de mira.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Burjassot, otro campo de exterminio

  1. micromios dijo:

    Muy bueno y breve. O breve y muy bueno. O muy bueno aunque breve. O breve aunque muy bueno. Y así hasta que el teclado aguante y la red no se cuelgue. O el futuro no llegue antes de tiempo.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s