Barreremos la ceniza

El fuego nos cerca y

Parece el fin del mundo

Pero sal aquí conmigo.

Asómate.

Ven y mira:

Verás que nada se acaba.

Cuando el incendio se extinga

Barreremos la ceniza

Que cae en nuestra terraza.

Así que no te preocupes si el humo

Ardiente araña tu garganta.

No te preocupes si las llamas

Que iluminan esta noche

Se licuan en tu mirada.

No te preocupes si la sal

Parte en dos el carbón de tus ojeras.

Cuando deje de llover ceniza

Y el viento del norte

Se lleve las nubes negras

El cielo amanecerá como una piscina

Azul, transparente,

Más limpio que el aire

De las Seychelles.

Respirarás.

Respiraré.

Respiraremos.

No habrá más hollín en tu nariz.

Volverás a olerme bien.

Y todo volverá a empezar.

Siempre es así.

Ten un poco de fe.

No sé casi nada

Pero esto lo sé:

Nada está sucio eternamente.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s