Buenos y malos

En primavera flota el polen

Y la vida brota, crece y se multiplica

A mi alrededor

Mientras me tomo un café

Y leo la prensa

Al sol en la terraza del bar.

Pero también está ese gato

Que de pronto dobla la esquina

Maullando

Enloquecido.

La piel se me eriza.

Unos cabrones le han prendido fuego.

En algún sitio cercano

Se escuchan risas malignas.

El animal salta,

Brinca poseído por el miedo.

Con el lomo en llamas

Y la cola revolviéndose

Como una mecha quemada

Araña las fachadas

En su desesperado intento

De huir hacia

Un lugar mejor.

Entonces el camarero

Sale del bar con un rodillo

En la mano y acaba

Con el sufrimiento

De dos golpes certeros.

El olor a carne quemada

Flota en medio del silencio.

Ya no quiero más café.

Y mucho menos tostadas.

Vuelvo los ojos hacia el periódico

Solo por apartarlos

Del cadáver humeante.

En una columna lateral dice que

En un lugar aún peor del planeta

Un hombre ha arrancado

Y se ha comido el corazón

De otro hombre.

No hay inocentes.

No hay buenos ni malos.

La bilis de la humanidad

Me raspa en la garganta.

Y la impotencia

Me trepa por la espalda

Como el fantasma de un gato

Quemado una mañana

De primavera.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s