Las cosas van mal en la empresa

Las cosas van mal en la empresa. La gente está asustada. Los compañeros temen por su trabajo. Por su futuro. Por su vida. Cada mañana al llegar al curro los encuentro bisbiseando en corro. Entonces alguno de ellos se me acerca y me dice Ey, Iván, no te habrás enterado de nada nuevo, ¿no? Dinos, ¿tú qué crees? ¿Acabaremos el mes? Hemos oído por ahí que quizá hoy despidan a dos o tres de nosotros. En fin, dicen cosas así, con precipitación en la lengua y el miedo escarchando el agüilla de sus ojos. Ojos redondos y miedo paralizado, como los que se ven y el que se respira en las cintas de despiece de los mataderos. Nada especialmente digno de ver. Y mientras los observo desde una distancia segura pero educada pienso que la vida es un rifle descompensado en manos de un niño loco. Y en el poco sentido que tiene intentar prever la trayectoria de la bala, lo absurdo de correr para salir del punto de mira. Porque lo más probable es que antes o después el plomo de la suerte acabe volándote los sesos. Pero, claro, no se lo digo a mis compañeros. Me limito a contestarles que no sé nada. Y es verdad, joder. Pero supongo que no les basta con mi respuesta porque al instante vuelven a su corro de murmullos y si afino el oído distingo palabras como Hipoteca, recibo, letra, seguro, finiquito, plan de pensiones y un montón de conceptos que ningún hombre nace conociendo. Ni deseando conocer. Y entonces me invade una extraña sensación ambivalente. Por un lado siento una alegría discreta por no compartir con ellos esa clase de léxico de la preocupación. Pero al mismo tiempo me invade una envidia superficial, suave e incluso ligeramente infantil: la de saber que ellos darán sentido a su día/vida si logran conservar su puesto a fin de mes. Y yo no. Supongo que es el precio a pagar por decidir firmar mi rendición en todas y cada una de las batallas cotidianas, para ver si con un poco de suerte un buen día acabo ganando la guerra.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s