Pequeñas venganzas

En el trabajo me obligan
a llevar una chapita
en la solapa.
Mi nombre. El de la empresa.
Mi puesto.
Quién soy,
según ellos.
Qué soy para ellos.
No me la he puesto ni una
sola vez.
Y ni dios se ha dado cuenta.
Una de esas pequeñas venganzas
necesarias
para hacer todo esto
un poco más llevadero.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s