Vampiros de sol

Echo a andar y

acabo en el paseo marítimo.

No sé por qué.

Supongo que me he levantado

desorientado, como siempre.

En especial si, como hoy,

es domingo.

Luz desbordada. Calor

con mayúsculas.

La gente jura que esto

es lo que estaba esperando.

Que hace buen tiempo.

Que viva el verano.

Chapotean en masa a la orilla

del mar. Se tuestan

vuelta y vuelta, como

vampiros de sol.

Huele a bronceador, huele

a pescado muerto.

Huele a destilería de sudor.

Al fondo, tras el espigón,

depósitos de gas

y grúas gigantes que elevan

hacia el sol ciego

contenedores chinos.

Y a lo lejos en el horizonte

cargueros vertiendo al agua

su exceso de combustible.

Echo de menos la playa

en invierno. Echo de menos

el silencio de la espuma.

Los pescadores aburridos

con la vista hundida en el

infinito. El frío.

Las olas grises y

las nubes de tormenta

Y ese bulto impreciso

que cabecea arrastrado

por la corriente.

La posibilidad de que sea

un hombre ahogado.

La posibilidad de que el oleaje

traiga hasta mis pies

una historia verdaderamente

humana.

Historias de personas,

no de gente.

Es lo que estoy pensando,

fumando en un banquito

del paseo bajo la raquítica

sombra de una palmera

deshidratada,

cuando una voz me dice:

Disculpe, señor.

Alzo la mirada. A contraluz

distingo una silueta, poco

más. Hago visera con la mano

y veo que se trata de un

policía. Uno de esos capullos

que recorren el distrito

marítimo en bici espantando

a los pobres negros del

Top-manta y multando a los

chavales porreros.

Disculpe, señor, me dice

de nuevo, y añade:

Aquí no se puede fumar.

¿Perdón?, le digo.

La nueva ordenanza municipal,

me explica: Zona libre de humos.

Y me sermonea sobre

no sé qué de la salud, gilipolleces

sobre la calidad de la arena, del agua

y de las entrañas de la gente.

Y el muy cabrón

me extiende un boletín de denuncia.

A mí, que sin duda contamino

menos que todos esos

cuerpos que de descomponen

ahí enfrente, al sol,

tan felizmente.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s