Guepardo

Últimamente,

mientras paseamos por la calle

o hacemos la compra en el súper,

te miro de reojo, alerta,

con cierto miedo.

Camino a tu lado siempre

en guardia, como quien intuye

que tiene el enemigo en casa.

Supongo que te habrás dado cuenta

porque siempre que te observo

también tú estás mirándome.

Pero no hay temor en tus ojos.

Más bien algo parecido al acecho.

Intentas disimularlo

desviando tu mirada verde y

comentándome, por ejemplo,

lo caras que están las patatas.

Pero no me engañas; sé que

te preparas para el ataque.

Y supongo que es demasiado

tarde para pedir clemencia.

Solo espero que cuando te decidas

a acabar conmigo lo hagas rápido.

Salta sobre mí directa a la tráquea,

como un guepardo.

Rápido, por sorpresa y a traición.

No me des ninguna opción,

igual que cuando viniste.

Es lo único que te pido.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s