La decisión es tuya

Bajar a por tabaco

un mediodía

a pleno sol.

Salir del estanco y

echar a andar

de vuelta a casa

mientras desprecintas

el paquete.

Unos metros calle

arriba una chica

te está mirando

plantada en la acera.

Sabes que cuando

llegues a su altura

te pedirá un cigarro.

Lo que no te esperas

es que al hacerlo

te hable de usted.

Y mucho menos

que acabe su pregunta

con un “Señor”.

Y, después de darle

el Lucky, seguir

tu camino siendo

un mar de dudas.

Dios…

¿Cuántos años

aparento?

¿Tan viejo estoy?

Asustarte ante

la posibilidad

de que el cigarro que

humea entre tus dedos

sea lo único

a lo que todavía

puedas prender fuego.

Y entonces verte

reflejado en una luna y,

aunque con cierto esfuerzo,

conseguir reconocerte

en el reflejo.

Y decidir que

no,

que ni de coña,

que no te has apagado.

Que ese momento

aún no ha llegado.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s