Lo que no se compra

Salir de Mercadona

cargado como un burro.

Caminar hacia casa

mientras te preguntas

si en verdad necesitas

todo lo que has comprado.

Detenerte en un semáforo.

Justo delante de ti,

encallado en medio

del tráfico, un autobús

escolar. Y enseguida

los niños y las niñas

pegando sus caras

a la ventanilla. Sonriéndote.

Sacándote la lengua.

Y tú que alzas el brazo

para devolverles el saludo

y la bolsa que se rasga.

Y toda la compra

desparramada por el suelo.

Yogures con bífidus.

Lonchas de pavo light.

Coca-Cola Zero.

Leche de soja.

Galletas con fibra.

Papel higiénico

triple capa aterciopelada.

Te agachas a recogerlo.

Se te enganchan los riñones.

Una suave brisa se te cuela

por la raja del culo.

Miras el bus.

Desde el futuro los niños

te señalan, riéndose de ti.

Y con razón.

En qué me he convertido,

piensas, mientras te preguntas

en qué momento

dejaste de cuidarte.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s