Dos poemas

EN EL PARQUE
Fíjate.
Niños en los columpios
y un banco lleno de madres.
Hablan del trabajo,
hablan de la cena,
hablan de sus hijos
mientras los vigilan
sin necesidad de mirarlos.
En fin, solvencia,
naturalidad,
eficiencia.
En otro banco,
un padre.
Incómodo, cruzando y
separando las piernas.
Recolocando su culo
una y otra vez
sobre el asiento.
Pero no es solo torpeza.
Lo que pasa es que,
aunque quizá ya hayan pasado
cuatro o cinco años desde
su particular advenimiento,
ni a bofetadas podría
quitarse la perplejidad
de la cara.
No, no somos iguales.
Por suerte para todos.

RITMOS TROPICALES
Fumando a la puerta del trabajo
y aparece mi compañero gay.
Dice: Al salir me voy
a bailar bachata, ¿te apuntas?
Y pienso: ¿creerá que soy maricón?
Y luego pienso: un momento,
un momento,
un momento…
¿Qué coño le habrá hecho pensar
que pueda interesarme
la inframúsica tropical?

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dos poemas

  1. Donde se percibe la ordinariedad de la vida.

    Excelentes versos. Silvestres, como los diálogos de un relato. Saludos. 😀 \o

    [Diálogos silvestres como tu «¿Medievo?», tan inolvidable ése].

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s