A su debido tiempo

En el pasillo
del hospital,
en la puerta
de la 304,
mi sobrino
me aprieta
la mano.
Bajo la mirada
y veo cómo
mueve, frunce
la nariz.
Espero a que
diga algo.
¿A qué huele?
No me atrevo
a desvelárselo.
Oye, chaval,
le digo echando
a andar sobre
el linóleo,
¿te apetece
un helado?

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a A su debido tiempo

  1. micromios dijo:

    No sé por qué siento que es un poema triste.
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s