Hambre

La familia
cena en el
balcón de
enfrente,
apurando
el verano.
Padre.
Madre.
Hijo.
Unos ocho
años.
Dejan solo
al chaval
mientras
acaba el
postre.
Sandía.
La devora
con placer,
casi con
ansia,
el agua
fresca
y dulce
garganta
abajo.
Con esa
fiereza
con que
una vez
pensaste
que te
comerías
el mundo.
Tranquilo:
Aún no
es tarde.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s