Mi feliz cumpleaños

Treinta y siete años.
La voz en mi interior
diciéndome que podría
ser más de lo que soy.
La voz en mi interior
diciéndome que aún
podría alcanzarme a mí mismo.
La voz en mi interior
diciéndome que, probablemente,
nunca jamás lo consiga.
Pero el objetivo sigue
visible allá a lo lejos,
como un rascacielos de cristal
alzándose hacia la noche
negra que siempre cubre
el final del camino.
Y puede que eso, que la meta
siga visible en el horizonte,
ya sea un logro en sí mismo.
Pero no hay que ponerse
grandilocuente por celebrar
el alumbramiento de uno
a este mundo oscuro.
Resultaría
demasiado
pretencioso.
Así que mejor decir, simplemente,
que tengo 37 años
y no se me cae el pelo.
Mejor decir, simplemente,
que tengo 37 años
y aún se me levanta.
Mejor decir, parafraseando
al más grande de todos,
que tengo 37 años
y aún es agradable ser Iván Rojo.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s