QUINTO C

Pasaba por allí
dos décadas después,
y decidí subir.
Llamé a la puerta.
Me abrió una mujer
colombiana.
Tal vez hondureña.
En el aire flotaba
el olor de un guiso
de yuca. Una niña
de tres o cuatro
recorrió el pasillo
hasta la entrada y
se agarró a la falda
de su madre.
¿Sí?, me preguntó esta.
No supe qué contestarle.
Lo siento,
me he equivocado.
Y me fui
escaleras abajo.
Deseándoles en silencio
buena suerte en el 5º C,
donde yo intenté
ser feliz de pequeño.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a QUINTO C

  1. La agobiante persecusión del pasado es en tus palabras cotidianas (no por ello malas, al contrario, excelsas por certeras) equivalente a las floridos versos de Fernando Pessoa en su «Flashes of madness. V.» (por Alexander Search: https://www.facebook.com/notes/teorema-de-g%C3%B6del/destellos-de-locura-v-flashes-of-madness-v-alexander-search-heter%C3%B3nimo-de-fernan/224718571044960).

    Excelente observación vital. Saludos. \o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s