Pájaros

No sé el nombre
de los pájaros
que anidan
en mi balcón.
Son negros.
Algunos
lucen una
franja blanca
en el borde
de sus alas,
pero tampoco
es que eso
les haga muy
especiales.
De hecho,
no hace falta
ser ornitólogo
para saber
que son pájaros
vulgares.
El común
de las aves.
El pájaro
medio.
Plumas negras,
dos ojos,
un pico.
Poco más.
Vuelven
al nido
cuando
anochece.
Unos buscan
el calor
de algún
congénere.
Otros ven
en soledad
Cómo la
oscuridad
cae sobre
el mundo.
Observan
el cielo con
sus cabezas
inquietas.
Observan
la ciudad.
El tráfico.
Las calles.
Los mendigos
envueltos
en cartones,
ahí abajo,
en el parque.
Les llega
el rumor
de mi tele;
el telediario;
las mentiras
habituales.
Escuchan
los gritos
de la anciana
del tercero,
tal vez
caída en su
bañera.
Y luego
se duermen
tranquilos,
sin miedo,
como si nada
de lo que
han visto
hubiera
calado en
sus cabezas.
Se duermen
a la espera
de un nuevo
día en que
surcarán el
aire ciego
de un mundo
irrespirable,
envasado
al vacío.
No sé el nombre
de los pájaros
que anidan
en mi balcón.
Pero sé
que podrían
hacer mejor
las cosas.
Volar más alto.
Acercarse
al sol.
Igual que tú.
Igual que yo.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pájaros

  1. Donde se vuelve audible el estruendo de lo citadinamente vulgar.

    Magnífica simbología con el animal cantor (¿quizá esa simbología no existía?).

    De cualquier forma, magnífico poema. Saludos. \o 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s