Larguísimo paso de cebra

Larguísimo
paso de cebra
de camino
al trabajo.
No he llegado
a la mitad y
ya se pone
en rojo.
Rugidos
de motores
revolucionados.
Un claxon
pionero
da inicio
a la sarta de
bocinazos.
Un hombre
de aspecto
pacífico
me insulta
desde dentro
de su Astra.
Le leo
los labios.
Un Toyota
Corolla azul
cobalto
empieza a
avanzar.
Enseguida
otros coches
lo imitan.
Y, claro,
me veo
obligado
a correr
para alcanzar
la acera.
Son las ocho
menos cuarto,
y en el mundo
ya impera
esa prisa
por llegar
a ningún
sitio.
Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s