Amoroso brainwashing

Así que allí están, esta misma mañana, en el parque, un padre y su hijo de unos cinco años, al pie de la escalera del tobogán.
-Vamos, sube y tírate.
-Es que no quiero.
-¿No ves a los otros niños? Venga, sube.
-Es que no quiero.
Entonces el hombre levanta al niño por las axilas y lo deposita en la plataforma superior.
-Va, no tengas miedo, tírate.
-Pero ¿por qué? -pregunta el niño justo antes de que su padre le ponga la mano en la espalda y lo empuje, con suavidad innegociable, rampa abajo.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s