Poema para un lunes

Lo sabes: en algún agujero húmedo, oscuro, fétido hay ahora mismo un pobre hombre maniatado al respaldo de una silla, bajo la mortecina luz de una bombilla desnuda, con unas pinzas de batería enganchadas a sus testículos. Un pobre hombre, inocente o culpable, que daría lo que fuera por estar en tu lugar. Por vivir tu aburrida vida. Por ser tú. Y, sin embargo, mírate: quejándote de que es lunes. Ten un poco de decencia: sal, haz algo. Mientras puedas.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s