A lo lejos

Dentro de algunas horas
montaremos en el coche y
conduciremos hacia casa.
En cierto momento, recién
anochecido, nuestra ciudad
se recortará en la distancia,
toda ella cristal y cemento
y demás sustancias letales
almacenadas sin reparo
bajo una cúpula traslúcida
de contaminación lumínica.
Sí, tras cierta curva de asfalto
la ciudad se alzará a lo lejos,
gris y dorada a un tiempo,
a la vez sucia y limpísima.
Y vendrán a mi memoria
los domingos de la infancia.
Aquellas tardes de domingo
volviendo a casa en el Fiesta
de mi padre, desvencijado,
cargado del humo negro
de sus incontables Ducados,
la tristeza anegando los ojos
de mi madre, una rabia
indescriptible inyectando
en sangre los de su marido
mientras el carrusel deportivo
informaba de los vencedores
y perdedores de la jornada.
Otra vez me pasará lo mismo,
dentro de unas horas, cuando
la ciudad aparezca a lo lejos,
imponente y aterradora en
su indiferencia de piedra,
como la amenaza de un lunes
idéntico a cualquier otro día.
Y preguntarás qué me pasa.
Y te responderé que nada.
Y será mentira, por supuesto.
Pero no del todo: porque
estarás ahí al lado, conmigo,
muy cerca. Mientras todo aquello
se pierde cada vez más a lo lejos.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s