Cómo matar arañas

Pequeñas cabronas…
Las dos de la mañana
y ahí vienen de nuevo.
Me refiero a las dudas.
Me refiero a la incertidumbre.
Me refiero al miedo
avanzando hacia mí,
atravesando la
oscuridad de mi cuarto
sobre sus ocho patas
peludas, arácnidas.
Ya sabes:
cuestiones como:
1.Cómo estaré dentro de, no sé, una década.
2.Cogeré de una puta vez las riendas de mi vida.
3.Encontraré la felicidad.
4.Me encontrará ella a mí.
5.Alguna vez me pareceré siquiera un poco al tipo que quiero ser.
6.Alcanzaré la dignidad.
7.Mereceré la paz, el orgullo, la suerte, la salud. El amor.
8.Seré un buen hombre.
En fin,
las dos de la mañana
y ahí viene de nuevo
esa puta araña, dispuesta
a quitarme el sueño.
Pero hoy no me apetece
dejar que se acerque.
Hoy quiero que la respuesta
sea:
1.Bien.
2.Sí.
3.Sí.
4.Sí.
5.Sí.
6.Sí.
7.Sí.
8.Sí. Coño, claro que sí.
Así que
me levanto de la cama,
cojo una zapatilla y la
aplasto de un golpe.
Sin miedo.
Con seguridad,
con confianza y
con fuerza.
Sencillamente:
con ganas.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s