Réquiem

El día terminaba y salí a dar una vuelta.

Esquivé peatones y vadeé ríos de tráfico.

La gente volvía deprisa a sus casas,

como civiles buscando el refugio

ante la inminencia del bombardeo.

Tenía la sensación de que algo terrible

estaba a punto de pasar.

Pasé junto a una iglesia. Las voces perfectas

de un coro infantil salían de entre sus muros

de entre sus vidrieras, elevándose hacia el cielo

nocturno como un ángel de alas negras.

No reconocía la melodía, pero sonaba a réquiem.

Se me erizó el vello.

Por un segundo tuve la certeza de que el mundo,

igual que el día, se moría. Mañana no amanecería.

Y sentí el miedo royéndome los huesos

como un perro rabioso.

Miré al hombre sentado a la entrada del templo.

Pedía limosna mientras comía fruta podrida.

Y supe de pronto que no, que el mundo no se acababa,

que simplemente seguía.

Al día siguiente el sol brillaría esplendoroso,

y la nueva hornada humana crecería a su calor

igual de ciega que la que la había engendrado.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s