Lastre

Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor, se lamentó de lo que había hecho. Asomado al balcón liándose un cigarro, sopesó la posibilidad de gritarle al viejo que recuperara la bolsa que acababa de tirar. Sin embargo sabía que ese impulso únicamente era producto de la nostalgia. Sí, sabía demasiado bien que aquel sucio contenedor era el mejor final para el manojo de títulos y certificados que acreditaban su carrera académica. Al fin y al cabo, un reponedor de hipermercado no necesita para nada su título de ingeniero forestal. A veces deshacerse de lo que te dijeron que sería tu vida es imprescindible para empezar a vivirla.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s