En el médico

Una señora de unos sesenta se sienta al lado de un anciano con boina. Dice: Parece que viene el frío. Dice: Ahora hablaba de eso por teléfono con mi cuñada. Dice: Se casó en segundas nupcias con un camionero de Reinosa, ¿sabe usted? Dice: Aunque hace cosa de cinco años que viven en Vigo. Dice: En casa de su madre, la madre de él, ya me entiende usted. Dice: Las cosas no les fueron bien y tuvieron que vender el piso. Dice: El de Reinosa, me refiero. Dice: Una pena, con lo bonito que era. Dice: Ahora viven en uno de alquiler. Dice: Y mire que yo se lo dije, que ese hombre era un mala cabeza. El abuelo asiente y asiente y bate la mandíbula como si atrapara moscas bajo el resplandor pálido de los fluorescentes. Y yo me pregunto de qué inmenso vacío interior puede salir tanta nada.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s