Eterno aspirante al título

Un ojo morado.
El otro hinchado,
semicerrado.
La nariz rota
varias veces,
el tabique
desviado.
El labio partido.
Un pómulo
astillado.
Y sangre
entre los dientes.
Si tu vida
tuviera cara,
a estas alturas
del combate
estaría
hecha un mapa.
¿Qué esperabas?
Viniste aquí
para pelear
con el campeón
mundial
de los pesados.
Viniste aquí
para darte
de hostias
con el mundo.
Te va a doler,
no lo dudes.
Pero más te vale
disfrutarlo.
Porque después
de la campana
del último asalto,
no hay nada.
Ni focos, ni flashes,
ni ánimos,
ni abucheos,
ni público.
Ni siquiera dolor.
Nada más que
un K.O. oscuro
como el olvido y
las estrellas muertas.
Así que esquiva,
faja, baila
y golpea.
Mientras puedas.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s