La verdadera diferencia

A medio camino entre
Serranos y el museo,
sobre el antiguo río,
hay una estrecha
pasarela de madera.
Un músico callejero
la usa como escenario.
Viejo, de unos setenta.
Música pregrabada.
Un micro y un altavoz
de una época inverosímil.
Joder, jamás he escuchado
a nadie cantar peor.
Pero ahí está, sonriente y
con los zapatos limpios,
mientras el mundo cruza
el puente deprisa, de un
lado a otro de la nada.
Recordándome sin querer
que ese desfase entre lógica
y voluntad es lo único
que en verdad nos diferencia
de
los animales.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s