Testamento

Yo te diré los grandes temas.
Las manos de tu madre
envejeciendo bajo el grifo
del fregadero.
El hombre del fondo de la barra
del bar de la esquina,
el de los dedos hinchados,
cuyo nombre no sabrás nunca.
Todos los jefes que has tenido
que soportar.
El recibo de la luz en
el vacío del buzón.
Una tostada de mermelada
sobre un mantel a cuadros
en el centro de un cuadrado
de luz. A las ocho y dos.
Los nichos blancos
del cementerio. Almas
inocentes a las que no
se les permitió dejar de serlo,
rodeadas de otras miles
que se extinguieron
temiendo corromperse.
Dar al fin con la piel
que dota de sentido a todos
tus kilómetros y kilómetros
de conexiones nerviosas.
Y entretanto tus deseos
brillando como luciérnagas
en la otra orilla del río,
del día estancado,
de lo oscuro.
Vas a tener que cruzarlo.
Tu ropa mojada es lo más digno
que puedes dejar para la posteridad.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s