Ejemplo de civismo

El perro del vecino
no para de ladrar.
Lleva así todo el día.
Es viejo, como su amo.
Ladridos desconsolados.
Aullidos de tristeza.
Me lo imagino llorando
junto al cadáver frío
de su dueño. Quizá
tendido en el suelo
ajedrezado de la cocina.
No sé, tal vez en el baño.
Decido echar un vistazo.
Ser un buen vecino.
Un buen ciudadano.
Salgo al rellano y llamo
a su puerta. Sin respuesta.
Insisto un par de veces.
Nada. Solo los ladridos,
largos, monótonos como
gemidos de plañideras.
No sé qué más hacer,
así que vuelvo a casa.
Me pongo los auriculares,
intento abstraerme un poco.
Escribo estos breves versos
acerca del incidente.
Pero no logro concentrarme.
El perro sigue ahí, en mi mente,
ladrando su pena desesperado.
Y comprendo que me importa
más, mucho más, su soledad
que la posible muerte del viejo.
Siempre he sido un romántico.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ejemplo de civismo

  1. Indudable el dominio de la ficción.

    Como siempre lo escribo, excelente, excelente, excelente.
    Y uno no se cansa: un escritor contemporáneo a quien agradecerle la lectura no es algo que uno pueda vivir con soltura: es una experiencia que la novedad tecnológica conlleva.
    En fin, sin fastidiar más, Saludos. \o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s