No hay esperanza

Llega a la esquina
Un coche. Rápido.
Demasiado rápido.
Quemando rueda.
El tipo hace sonar
el claxon. Muchas veces.
Y sale del coche.
Tendrá unos 25.
Rapado. Entrecejo.
Mandíbula atávica.
No es que esté gordo,
Pero es un bloque
De carne. Me recuerda
A un cilindro de kebab.
Hasta resuda igual.
En fin, carne tatuada.
Poco más. Nada más.
De un portal cercano
Sale al poco una chica.
Es igual que el tío,
Pero con tetas y un bombo
De por lo menos ocho meses.
Joder, hostia puta,
grita el animal, mueve
El culo y sube al coche
De una puta vez.
Ella, quién sabe por qué,
Obedece sin rechistar.
Un momento después
Se pierden en el tráfico.
Se pierden para siempre.
Los tres.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s