Felicidad

Una casa vacía.
Las paredes recién pintadas.
El sol claro de invierno
entrando por la ventana.
Y el océano ahí enfrente.
Picos de azul intenso,
crestas de espuma.
A la derecha,
lejos pero no tanto,
la montaña adentrándose
en el mar, su base
ribeteada por una nebulosa
de agua vaporizada.
Y sí, gaviotas en la roca,
algunas remontan el vuelo,
otras aletean
desde sus miradores.
En sus alas destellos
de luz tan blanca
como la pintura
que ves en tus manos.
Percibir en ellas
la resurrección de la confianza,
la firmeza,
mientras, en el centro
de la habitación y del universo,
te abres una cerveza.
Puede parecer insuperable.
Puede parecer lo mejor.
Puede parecer
la conquista de la felicidad.
Y sí, puede serlo.
Pero lo mejor es que
puedes alcanzarla
de mil maneras diferentes.
A la tuya, por ejemplo.
Sin necesidad de una sola
de las palabras de este poema.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s