Ganar y perder

Una vez, a los dieciocho,
lleno de sangre caliente
y ganas de romper huesos,
me metí en una pelea
sin ningún motivo
con un tipo enclenque
muy muy enclenque
que rondaría los cuarenta.
Me dio por todas partes.
Al volver a casa
mi padre me dijo:
Tenlo muy claro la próxima:
no es el tamaño, no es la fuerza;
la clave para ganar
batallas es la mala hostia.
Dentro de veinte años
la vida te habrá dado,
te lo aseguro, la necesaria.
Tenía razón a medias.
Voy servido de mala sangre,
pero hoy un chavalín
al que le he negado un cigarro
me ha reventado a hostias.
Y yo no he movido un dedo.
De lo cual, por cierto, me alegro.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s