Vesta

Asteroide.
El mayor del cinturón.
Iba para planeta.
Lo merecía.
Seguramente
habría aprovechado
mejor que nosotros
su ocasión.
Pero fue estafado
en el reparto
de materia,
privado de
los motores
de la vida,
relegado
a cuerpo celeste
de sexta magnitud.
Con todo,
es la roca
más brillante
del cielo.
A veces centellea
preciosa
inquietante
a simple vista,
sacando fuerzas
del frío.
Y está bien que así sea.
Que podamos
observar
su advertencia.
Su amenaza.
Su sed de venganza.
Sin duda
la merecemos.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s