Chernobyl tras cada esquina

Por supuesto que el fin del mundo está al doblar la esquina, cualquier esquina, todas.
Gente en el suelo de los cajeros automáticos bajo mantas a cuadros o a rayas, pero raídas.
Gente que rebusca en los contenedores. Carroñeros del sistema. Hienas a nuestra sombra de leones.
Gente que se mueve subrepticia pero digna a las 21:30 en la puerta trasera de Mercadona.
Y, sin ir tan lejos, gente que no es feliz con su vida. Por cualquier razón.
Y con gente quiero decir personas. Carne, sangre. Millones de terminaciones nerviosas. Dolor.
Ya sabes, personas como tu vecino, tu mejor amigo del colegio, tu padre. Personas como yo. Y como tú.
Porque por supuesto que te puede pasar a ti.
Por supuesto que tu Chernobyl particular te espera detrás de cualquier esquina,
dispuesto a devastarte.
Por supuesto que en el momento menos pensado tu vida se puede convertir en Prypiat.
Pero, tranquilo: tecléalo en Google imágenes.
Mira esas enredaderas tapizando de verde el cemento abandonado, muerto de los edificios oficiales.
Mira todas esas flores como una alfombra de color y perfume en el fondo de la piscina seca
donde una vez entrenaron los que iban a ser los ganadores olímpicos del futuro.
Mira toda esa fuerza, esa resistencia, esas ganas de luz abriéndose camino a través de la muerte. Eres tú.
Antes o después vas a tener que serlo.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s