Fin del mundo

No te envolverá la tiniebla.

 

No lloverá fuego.

 

La tierra no se abrirá

 

en grietas que te engullan.

 

El fin del mundo sucederá

 

un buen día, literalmente,

 

a la luz de un sol tan limpio

 

como el que amaneció

 

la mejor mañana de tu vida.

 

Y en ese último segundo

 

Comprenderás de golpe

 

todo eso que llevas

 

tanto tiempo negando.

 

La verdad te dará alcance.

 

Se te llevará por delante

 

como un tren de mercancías.

 

Te dolerá, claro que sí,

 

pero solo por un instante.

 

Después del atropello

 

te levantarás amnésico,

 

felizmente ignorante.

 

Y al poco caminarás

 

de nuevo por la calle,

 

como si nada.

 

Como si de verdad

 

estuvieras vivo.

 

Tus huesos recompuestos,

 

tu cerebro más o menos

 

donde se le supone,

 

tu piel calentada

 

por la cegadora luz

 

de un sol psicopático,

 

gran ojo cabrón que

 

se regodeará iluminando

 

todo aquello que se te ofreció

 

y no supiste aprovechar

 

antes de convertirte en

 

una mala copia de ti mismo.

 

A veces incluso creerás

 

oír la imponente carcajada

 

burlona del cielo atronando

 

sobre las montañas,

 

sobre las azoteas,

 

por encima del rugido

 

del oleaje urbano,

 

dentro de tu cráneo

 

en cualquier parte

 

y a todas horas.

 

No te preocupes:

 

no tendrás huevos

 

para admitirlo.

 

Buscarás una excusa.

 

Una explicación

 

tranquilizadora al fenómeno,

 

como hasta ahora

 

has venido haciendo.

 

Y seguirás feliz tu camino

 

hacia la última noche,

 

sin ni siquiera percatarte

 

de que ya estás dormido.

 

Seguirás feliz y dormido

 

como un ñu babeando

 

en medio de la polvareda,

 

como la muda reseca

 

de la que una vez fue

 

una temible serpiente,

 

como las piedras preciosas

 

cubiertas de sucio légamo

 

en el fondo del río.

 

Como los ancianos

 

dementes del sanatorio,

 

flores muertas,

 

leña seca

 

alumbrada cínicamente

 

por un sol espléndido

 

que no comprenden.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s