Esta costa este

Lo bueno de vivir
en esta costa este
es poder acercarte
a las dieciocho p.m.
a la playa. Quedarte
de pie en la zona
mojada, dura de
la orilla de la playa
urbana. Respirar
el viento impregnado
de sal, de invierno y
de vertidos industriales.
Ver centellear el lino
limpio de las gaviotas
a la luz última del día.
Pasear la mirada
sobre el oleaje y poner
rumbo a un oriente
mejor por remotísimo.
Lo malo de vivir
en esta costa este
es que a estas horas
el sol cae en picado
a mi espalda y a traición
tras los altos edificios
de la fachada marítima,
haciendo que sus
sombras geométricas
se alarguen, cierren
ineludibles sobre mí,
poderosos dedos de
la mano de hormigón
de esta ciudad.
Con todo, si te quedas
hasta el final verás
que en el último
resplandor de fuego,
un velero perezoso
surge del espigón
y atraviesa la bahía,
hacia lo desconocido.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s