Mi firma

Mi firma.
Trazo casual
con el que varias
veces al día
me declaro
la guerra o la paz
a mí mismo.
Mi firma.
La miro,
y no la reconozco.
Copa de árbol
azotada
por el vendaval.
Mutilada.
Desmembrada.
Hecha trizas.
La exuberante
enramada de flores
de tinta azul joven
reducida a madera
pelada, seca,
astillas como
huesos quebrados.
Mi firma,
deshecha por
las inclemencias
del tiempo,
por el tiempo
inclemente.
Mi firma:
garabato,
borrón, mancha.
Señal de identidad
simplificada
por la fuerza
de la costumbre,
de la pereza
y del aburrimiento
de sí misma.
La miro, tan,
tan desdibujada.
Mi nombre de Zar
casi ilegible,
invisible, cadáver
semienterrado
en la dura nieve
del papel.
Mi firma.
La miro y la miro,
y no la reconozco.
Tampoco tú la tuya,
seguro,
si has vivido
lo suficiente.
No, no la reconozco.
Ya no es la que era.
Lo cual importará
bien poco mientras,
como hasta ahora,
pueda seguir
estampándola
sin sentir vergüenza
para rubricar mis luces
y retractarme
de mis sombras.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s