Dientes

Una noche le dije que me gustaban sus dientes.
Que no había visto otros tan blancos, tan limpios, tan bien dispuestos.
Me conozco e imagino que pronuncié palabras como
Luna
Perla
Espejo.
No sé, no lo recuerdo.
Para ser sincero, iba borracho cuando lo dije.
Sin embargo, aquella noche empezó todo.
Y con todo me refiero al camino que recorrimos juntos.
Casi tres años hasta llegar a otra noche, la del sábado pasado, en que al volver de fiesta, a eso de las cinco, me encontré sus dientes en un vaso.
Sobre la encimera.
Todos.
A su lado, unos alicates y una nota manuscrita que decía -en letra relativamente legible- que me quería.
Que me los regalaba, porque me quería.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en PROSAS y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s