Estampa dominical (vista desde la ventana del trabajo)

Las 13 horas.
Familias de domingo.
Periódicos bajo el brazo.
Niños con cucuruchos.
Parejas de aspecto sano.
Pasos hacia el aperitivo.
Unos guiris en calesa.
Un matrimonio,
una niña y una abuela
sonrosados salvajemente
por el suave sol de marzo.
El cochero viejo, renegrido,
fumando un caliqueño
retorcido como los dedos
que sujetan la fusta que
descarga sin brutalidad,
casi civilizadamente pero
descarga sobre la bestia.
Caballo de pelo negro
ya casi sin atisbo de brillo.
La crin sucia, deshecha.
Espuma turbia en el morro.
Moscas en ojos y orejas.
Literalmente hecho polvo.
El trote cansino y torpe,
dubitativo, como movido
por un estúpido asombro.
Como si se preguntara
cómo es posible que su vida
haya llegado a ser esto.
Pero, claro, no es así.
No hay pensamiento alguno
en su robusto cráneo.
No se pregunta nada.
Solo es un caballo.
Un animal idiota.
No piensa nada.
Él no.

Anuncios

Acerca de Iván Rojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s