De eso se trata

Mirábamos las gaviotas, si es que eso eran.
En fin, aves marinas de un blanco indescriptible
planeando sobre el agua azul intenso de la tarde.
Lentas, tranquilas, casi perezosas.
Hasta que de pronto caían en picado,
zambulléndose con ruido duro en el mar
como trapos arrojados por una mano invisible.
Una tras otra: ráfagas de plumas y graznidos.
Para luego emerger y regresar a su casa de cielo,
sus alas frenéticas esparciendo gotas doradas,
y la presa agitándose en el pico,
centelleando sol vivo en la boca de la misma muerte.
De eso se trata:
robar pequeños tesoros a la inmensidad.
Apropiarse de instantes.
Atrapar la luz, y guardarla.
Como aquella tarde de la que hoy me he acordado.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s