Los gatos del cementerio

Ellos lo saben.
Han visto tantas veces
el cincel y el pequeño martillo
centellear fuego frío al sol poniente.
Solo
los gatos
te han visto
como un delincuente,
como un muerto viviente
deambulando entre los nichos,
los ojos rojos de sal e insomnio,
arrancando -clanc-clanc- el crucifijo
de esa lápida blanca.
No soportas que duerma con ese tipo.
Tan demacrado.
Tan callado.
Tan frío.
No, ni hablar,
este no es su sitio,
te repites mientras escondes
la figurilla en el forro del abrigo
y te encaminas al contenedor de siempre.
Y los gatos maúllan a tu espalda
fuerte, fuerte,
cada vez más fuerte.
Condenados a guardar tu secreto.

Anuncios

Acerca de ivanrojo

Poemas y relatos. Realismo. Minimalismo.
Esta entrada fue publicada en POEMAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s